Los procesos para reclamar deudas

609 708 551
Los procesos para reclamar deudas

Recurrir a un despacho jurídico en Tenerife es el primer paso que debemos tomar si un cliente nos adeuda el pago de una factura. La morosidad es una lacra que afecta a toda la economía española y es fundamental actuar con agilidad y firmeza para reclamar lo que nos corresponde.

Una vez concluidas las gestiones internas sin éxito y habiendo incluso recurrido a la ayuda de alguna empresa especializada para reclamar las cantidades que nos deben, el siguiente paso es demandar judicialmente. Y para ello existen procesos diseñados especialmente para este tipo de requerimientos.

Tal como nos comentan desde la Consultoría y Defensa Legal Ana Llarena López, el procedimiento más utilizado para la reclamación de cantidades es el llamado proceso Monitorio. Si bien anteriormente estaba limitando a un importe máximo, actualmente podemos requerir el pago de prácticamente cualquier cantidad a través de este procedimiento exclusivamente documental, ágil, económico y para el que no es obligatoria la intervención de un Procurador. Cualquier deuda determinada y exigible puede ser reclamada por este proceso que tiene el inconveniente de concluir en caso de que el deudor se oponga a nuestro reclamo.

Para deudas no determinadas o que se encuentran discutidas, cualquier despacho jurídico en Tenerife nos recomendará el inicio de un proceso verbal u ordinario, en función del importe de la deuda. Son los procesos de conocimiento más habituales, donde habrá una vista previa y eventualmente un juicio antes de que el Juez dicte sentencia.

Por último, recurriremos al proceso judicial cambiario siempre que nuestro crédito se encuentre documentado en un cheque o pagaré. Es un proceso ágil, donde el deudor tiene pocas opciones para oponerse y que nos brinda mayores garantías de cobro gracias al documento donde está reconocida la deuda.